Fotografiar las huellas en la nieve

Fotografiar en invierno siempre es muy agradecido. Calzarse unas raquetas y pasear por la nieve virgen puede darnos grandes sorpresas. Quiero enseñaros algunas imágenes que realicé el otro día durante una mañana fotográfica en el Parque Natural de Urbasa Andía en Navarra.

El termómetro del coche marcó -14º C al amanecer. La temperatura comenzaba a remontar, llevaba varias horas andando y a pesar de las raquetas me hundía en la nieve polvo. A cada paso el cansancio se acumulaba en las piernas, pero la mañana era perfecta para buscar imágenes curiosas y estaba disfrutando muchísimo.

Al acercarme a un rebaño de ovejas que esperaban a los pastores junto a una cerca, encontré las marcas que habían dejado los buitres esa misma mañana. Puede verse perfectamente la forma de las alas impresas en la nieve.

Pero además de los buitres también encontré y fotografié esa misma mañana otras huellas mucho más sutiles como las que podéis observar en estas otras imágenes. ¿Cual es vuestra favorita?

Las huellas en forma de «Y» de las liebres tienen también apariencia de caras fantasmales.

Las puntas de las alas de un córvido rozaron la nieve al remontar la ladera ¿Tal vez se posó en ese árbol? ¿O en esas rocas?

 

Un zorro cambió de dirección justo en este punto. ¿Escucharía un vehículo pasar por la carretera y huyó ladera arriba?

Como podéis ver solo es cuestión de estudiar los rastros de los animales, tener la mente abierta y aprovechar los diferentes motivos que nos vayamos encontrando para conseguir nuevas visiones del paisaje nevado.

Artículos relacionados:
Equipa tu coche para el invierno
Fotografiando bajo cero

8 comentarios en “Fotografiar las huellas en la nieve”

  1. Que bueno el artículo! nunca me habia parado a analizar las huellas! las de los buitres son impresionantes, quizás las que mas me han llamado la atención.

  2. HOla, Eduardo. Preciosas fotografías en la nieve. Esas ocasiones tan solo las tienen los madrugadores y un poco "locos" por adentrarse hasta esos entresijos en la naturaleza. Saludos. José

Deja un comentario