La seguridad en los viajes fotográficos (2º Parte)

De mis viajes recuerdo lugares donde no había policía y todas las puertas carecían de cerraduras y pestillos. Cuando les preguntabas por ello argumentaban que allí todos se conocían y que nunca pasaba nada.
También me he encontrado en destinos donde todo el mundo trata de avisarte para que estés alerta porque es una zona muy peligrosa, incluso me advertía gente desconocida que pasaba por allí.
Pero lo más interesante de todo es que estas dos situaciones se dieron en un mismo país ¿curioso verdad?
Por eso a veces, hablar de países peligrosos no parece lo correcto, sino que podría ser más real hablar de entornos peligrosos. De esta forma lo normal es que las zonas más conflictivas estén allí donde haya aglomeraciones de turistas como las plazas centrales, medios de transporte de gran capacidad o zonas aledañas a grandes museos, mientras que las áreas rurales suelen ser más tranquilas.

En el post anterior La seguridad en los viajes fotográficos concocimos algunos consejos y accesorios para mantener protegidas nuestras pertenencias y ahora vamos a ver otros artículos pensados expresamente para los fotógrafos viajeros.
Correa cámara fotos o prismáticos.
Una de las primeras cosas que suelo hacer cuando compro un nuevo cuerpo de cámara suele ser sustituir la correa original por una de color negro más ancha y sin ninguna marca reconocible. Son mucho más discretas y cómodas que las originales. Este modelo incorpora mosquetones de seguridad y correa anticorte.
Bolsa de malla antirrobo
¿A que sería genial disponer de una caja fuerte portátil? En ocasiones no queremos cargar con todo el equipo y desearíamos dejar algunos de nuestros objetos de valor bien guardados. Para eso tenemos esta bolsa compuesta por una malla de acero con huecos pequeños y una funda que impide ver el contenido estando todo unido a un grueso cable de acero con un candado de seguridad. Puede darnos más tranquilidad cuando queremos dejar algo en la habitación del hotel o en el maletero del coche.
Mochila ultimatesafe 32L
La mochila es algo así como un pequeño bunquer lleno de trampas para los ladrones. Todas las cremalleras se aseguran con unos pequeños ganchos y se ocultan a la vista. En su interior trae una funda para ordenador portátil y una bolsa que hace las veces de una caja fuerte.
Los fotógrafos la podemos adquirir con el accesorio PD040K que puede albergar un equipo fotográfico compuesto por una cuerpo de cámara reflex, zoom angular, un tele medio, un flash y todavía nos quedaría espacio para algunos cachivaches. Además como este accesorio es independiente podría introducirse por ejemplo en una mochila más específica para ascensiones a la montaña.
De la mochila me ha sorprendido también su bolsillo RFID con protección específica contra robos de datos electrónicos, algo que debo reconocer que ni sabía que existiera.

Siempre tenemos en mente que podemos sufrir un atraco violento durante un viaje y vivir un experiencia desagradable, sin embargo recordemos que la mayoría de estos incidentes se dan en situaciones sin violencia donde buscan un momento de descuido para sustraer algún objeto de valor.
En caso de interponer una denuncia en la policía, sería conveniente tener siempre a mano una descripción y el número de serie de nuestro equipo fotográfico. También conviene disponer de una fotocopia de nuestro pasaporte, DNI, seguro de viaje, el teléfono del banco para denunciar el robo de tarjetas y el contacto de la embajada o consulado del país que visitamos. Para ello, podemos redactar un email con todos estos documentos adjuntos y así tenerlo en la bandeja de entrada de nuestro correo o subirlo a «la nube» en programas como Dropbox , iCloud, SkyDrive o similares.
Lee también «El fotógrafo viajero en la nube»
Otra recomendación sería contratar un seguro para equipos fotográficos. Conocía solamente uno específico como tal, lo ofrecía la empresa Urquia&Bas con diferentes contratos por coberturas y países, pero temporalmente este producto no está disponible. Por otro lado El Corte Inglés o la Fnac también ofrecen seguros con la compra de una cámara, pero no proporcionan las coberturas suficientes a mi modo de ver.
(Nota. Este artículo fue modificado el 18-04-12)

10 comentarios en “La seguridad en los viajes fotográficos (2º Parte)”

  1. Otra entrada muy interesante, Eduardo.
    En relación a las mochilas de seguridad, conoces o has probado esta? http://www.espacsafe.es/Ventursafe-32L

    Y en cuanto a la correa, me imagino que lo haces más por la seguridad de que no se vea la marca y modelo de la cámara, no? Yo suelo cambiar la original por una que solo pone marca, y no modelo, que tiene cierta elasticidad, y además es más larga, para más comodidad. Que no ponga nada está bien, pero la marca ya la van a ver en la propia cámara, y no olvidemos que quien roba estos tipos de equipos no son tontos, y seguro que tienen un buen control de modelos y marcas, y no solo de cámaras, sino de mochilas.

    Un saludo.

    1. Eduardo Blanco Mendizabal

      Hola Jose Ramón. La mochila que comentas es el modelo anterior a la que describo, la ultimatesafe es la que se está llevando todos los premios en las ferias del ramo.
      La correa la cambio no porque se vea el modelo en si, sino para que sea negra y pase más desapercibida. En ocasiones he llegado a poner cintas negras sobre la cámara para tapar el modelo y la marca de la cámara. No tengo intención de dar facilidades y toda precaución es poca.

    2. Hola, yo me he animado a comprar la correa, más que por la discreción, por ponerlo más difícil a la hora de arrancarla o cortarla. En cuanto a tapar con cinta negra el modelo, bueno, está bien, pero el tele que uso da un cante… De todos modos muchas gracias por los consejos, he aprendido mucho.

    3. Eduardo Blanco Mendizabal

      Hola Asturisw. Ya nos contarás que te parece, verás que es muy fiable y ergonómica. En cuanto a tapar el teleobjetivo, yo a veces he llegado a usar una manga de un jersey para tapar objetivos blancos. La parte de la goma para el parasol. Va bien con un 70-200 o con el 100-400 por ejemplo. Cuanto más "cutre" menos ganas dan de robarlo que es lo que nos interesa en este caso.

  2. Cabría diferenciar entre robo y hurto.
    Como bien indicas, la mayoría de los hurtos (que no robos) son en situaciones sin violencia (de ahí que sea hurto y no robo); cosa con la que juegan las compañías, ya que éste hecho, el hurto, no está cubierto en muchos de los casos (por ejemplo el seguro de ECI y de Fnac).

    1. Eduardo Blanco Mendizabal

      Tienes razón Sergio, he cambiado la palabra "robo" que se utiliza habitualmente para todas las situaciones, por "incidente". Así no confundo con estos dos términos jurídicos al lector.

  3. El problema es que como efecto secundario del "turismo" se ha desarrollado un tipo de rateros especializados en cualquier extranjero y más si lleva algún chisme tecnológico. Somos presas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba